04/21/2024

Jardinería

4 signos de deficiencia de calcio en las plantas y cómo solucionarlo

Desde raíces y brotes hasta semillas y frutos, el calcio es un nutriente esencial que desempeña un papel crucial en cada etapa del desarrollo de las plantas.

El calcio es un mineral multifuncional con más funciones que cualquier otro nutriente. Contribuye enormemente a la salud general de las plantas, ayudando a un crecimiento robusto y al mismo tiempo ayudando con la absorción de nutrientes. Crea raíces fuertes, construye un suelo sano y supervisa la respuesta inmune en tiempos difíciles.

Entregar la cantidad adecuada de calcio a las plantas afecta cada etapa del viaje, desde las plántulas hasta los cultivares completamente desarrollados. Obtenga sus niveles de calcio correctos y estará bien encaminado hacia un jardín próspero y exitoso.

Por qué el calcio es esencial para su jardín

Fueron necesarios más de 100 años de estudio para alcanzar nuestra comprensión actual del papel del calcio en la salud de las plantas. Está involucrado en numerosos mecanismos intrincados y complejos que mantienen el crecimiento de las plantas.

Estas son las formas fundamentales en que el calcio apoya la vida saludable de las plantas:

Forma y estructura de la planta.

El calcio es la razón por la que las plantas desarrollan una estructura física fuerte (con ramas, hojas y frutos) y no son sólo charcos verdes de sustancia pegajosa.

Tiene un papel importante en la formación de paredes y membranas celulares de las plantas, influyendo en su plasticidad, integridad y permeabilidad. Mantiene todo unido como el cemento, manteniendo la forma de una planta fuerte, espesa y rígida.

Transporte de nutrientes

El calcio también tiene un gran impacto en el transporte (y, por tanto, en la absorción) de otros nutrientes esenciales.

Dado que es nuestro fortalecedor residente de la pared celular, mantiene la autopista de nutrientes (el xilema y el floema) dentro de la planta para que el agua, los nutrientes y los azúcares puedan fluir eficientemente, desde las raíces hasta las puntas de las hojas.

Desarrollo de raíces

El calcio está detrás de una variedad de procesos celulares que fomentan sistemas de raíces grandes y fuertes.

Ciertas proteínas dependen de un suministro de calcio para que las células de la raíz se dividan y se alarguen correctamente. Es particularmente importante para la formación de pelos radiculares, esos pequeños crecimientos laterales a lo largo de las puntas de las raíces. Estos pelos aumentan enormemente la superficie del sistema radicular, lo que permite que las raíces hagan un mejor contacto con el suelo y absorban más humedad y nutrientes.

Salud reproductiva

El calcio es esencial para que la planta pueda completar su ciclo de vida.

El calcio es necesario para el desarrollo del tubo polínico y la viabilidad de los granos de polen. Interviene en procesos que hacen posible que se produzca la fecundación entre los órganos reproductores masculinos y femeninos de la planta.

Una vez que se poliniza una planta, el calcio refuerza las paredes celulares de las semillas en desarrollo y contribuye a la formación de la cubierta de la semilla.

Durante la germinación de las semillas, ayuda a descomponer los nutrientes almacenados para que los embriones de las plantas tengan la energía para brotar.

En las plantas frutales, el calcio es fundamental para obtener cosechas de la más alta calidad. El papel que desempeña en la resistencia de la pared celular crea frutos que tienen una piel tersa y sólida con una pulpa interior firme.

Respuesta de inmunidad

Además de su trabajo como ingeniero estructural, el calcio es lo que se conoce como intracelular.segundo mensajero. Transmitirá señales cuando se cumplan señales fisiológicas y ambientales externas, lo que desencadenará una cascada de eventos que desplegarán las defensas internas de la planta.

El calcio es uno de los primeros en responder a plagas, enfermedades y otras fuentes de estrés. La señalización del calcio activa una serie de protecciones, desde la expresión genética defensiva y el cierre de los estomas de las hojas, hasta el endurecimiento de las partes lesionadas y la muerte preprogramada en los sitios de infección.

En general, las plantas con acceso continuo al calcio tienen una mayor resistencia al estrés, lo que evita que se produzcan muchos daños en primer lugar. Es más probable que las plagas y los patógenos ataquen los tejidos blandos o débiles, pero el calcio hace que las paredes celulares de las plantas sean fuertes y fortificadas contra los invasores.

Fertilidad del suelo

Tan esencial como es el calcio para las plantas, también es un mineral importante para la salud del suelo.

El calcio contribuye al suelo.capacidad de intercambio catiónico– la capacidad de retener y liberar iones cargados positivamente (cationes) como calcio, potasio, magnesio y hierro para que las plantas los utilicen cuando sea necesario.

También construye una estructura de suelo saludable a través de la agregación del suelo. Los iones de calcio unen las partículas del suelo en pequeños grupos, creando espacios y canales dentro del suelo para que fluyan el aire y el agua.

También es un nutriente esencial para la vida del suelo. Los microbios beneficiosos (las bacterias, hongos, algas y protozoos que crean una zona radicular saludable) requieren una dieta rica en calcio para crecer, reproducirse y diversificarse. A cambio, convierten los compuestos orgánicos del suelo en nutrientes solubles en agua que pueden ser absorbidos por las raíces de las plantas.

4 signos de deficiencia de calcio en las plantas

Para mantenerse al día con su importante labor de apoyar un crecimiento saludable y productivo en el jardín, se necesita un goteo constante de calcio desde la siembra hasta la cosecha.

El calcio es un nutriente inmóvil. Una vez que la planta lo absorbe, se incorpora rápidamente a las paredes celulares. Cuando los nutrientes móviles, como el nitrógeno y el fósforo, se almacenan y pasan de las hojas más viejas a las más jóvenes a medida que se necesitan, el calcio se absorbe por completo. No salta a diferentes partes de la planta.

Como tal, los primeros signos de deficiencia de calcio son localizados (solo se ven afectadas ciertas partes de la planta) y ocurre inicialmente en las hojas más jóvenes y en los nuevos crecimientos.

Estas son las formas más comunes en que se manifiestan las deficiencias de calcio:

1. Quemadura de la punta de la hoja

Las quemaduras en las puntas de las hojas más jóvenes son uno de los primeros signos de que sus plantas han recibido algo de calcio, pero no suficiente.

El crecimiento más viejo y maduro parece exuberante y saludable, pero el follaje más nuevo se ve afectado por lesiones negras o marrones en las puntas de las hojas.

A medida que avanza la deficiencia de calcio, la necrosis tisular avanzará a lo largo de los bordes y márgenes de las hojas, luego hasta las yemas terminales y las puntas de las raíces.

2. Hojas malformadas

Las deficiencias de calcio también se manifiestan en un crecimiento distorsionado, irregular y de aspecto extraño en todos los aspectos.

Surgen hojas nuevas con márgenes ahuecados, rizados o arrugados. El follaje puede ser más pequeño de lo normal, retorcido o deformado, con puntas de hojas que se enganchan hacia atrás.

Debido a que el calcio participa en la creación de paredes celulares fuertes, los nuevos crecimientos pueden pegarse y romperse a medida que las hojas se abren.

3. Crecimiento retrasado

Como constructor de las estructuras vegetales, el calcio sin duda hace bien al cuerpo de la planta. Pero sin calcio para ayudar en el alargamiento y la división celular, las plantas suelen ser mucho más pequeñas y menos productivas.

Las plantas con deficiencia de calcio son más bajas, tienen menos tallos y puntos de crecimiento y, en general, tienen menos hojas. Los tallos pueden ser quebradizos y romperse con facilidad. El sistema radicular también se verá atrofiado, con puntas de raíces más cortas y pelos radiculares limitados. En algunos cultivos, provoca una caída prematura de las yemas y las flores.

4. Pudrición del extremo de la flor

Y luego está el indicio más claro de que, efectivamente, hay un problema de calcio en el jardín:pudrición del extremo de la flor.

La pudrición apical comienza como una mancha más oscura empapada de agua en la parte inferior de la fruta, frente al tallo en crecimiento. A medida que avanza el trastorno, la zona blanda se secará y se convertirá en una lesión dura y negra que puede engullir más de la mitad de la fruta.

Afecta principalmente a tomates, pimientos, berenjenas, calabacines, sandías, melones y pepinos. Aparece por primera vez en las frutas cuando aún están inmaduras, pero en la etapa de crecimiento rápido.

Esto sucede cuando no hay suficiente calcio disponible para desarrollar una piel y una carne firmes. Las paredes celulares y la membrana de la fruta pierden integridad y ya no pueden mantener unida la piel, lo que hace que el interior se escape. La zona húmeda eventualmente se deshidratará, lo que resultará en una zona muerta considerable en la parte inferior de las frutas.

Cómo solucionar las deficiencias de calcio

Aunque las deficiencias de calcio son raras en la naturaleza, nuestros huertos intensamente plantados a veces pueden sufrir niveles bajos de calcio. Esto se vuelve especialmente evidente cuando se cultivan cultivos hambrientos de calcio como tomates, pimientos y sandías.

La forma más rápida de remediar los niveles inadecuados de calcio en el suelo es modificando sus camas con uno de estos suplementos granulados ricos en calcio:

Cales una excelente fuente de carbonato de calcio con un impacto bastante inmediato en las plantas deficientes. Sin embargo, es un material extremadamente alcalino que elevará el pH del suelo. Es muy recomendable comprobar el pH del suelo antes y después de aplicar cal en el jardín.

harina de huesos Funciona un poco más lento que la cal para aportar calcio al suelo, pero no aumenta el pH tanto. Además del calcio, la harina de huesos contiene altas cantidades de fósforo y un poco de nitrógeno.

Yeso(también conocido como sulfato de calcio) es una excelente opción de acción rápida. Es uno de los más seguros para agregar al suelo porque es neutro y no tiene ningún efecto sobre los niveles de pH.

Cenizas de madera son una fuente gratuita de calcio, potasio, fósforo y magnesio. También es bastante básico, por lo que es mejor usarlo con moderación para evitar desequilibrar el pH del suelo.

A largo plazo, aumente los niveles de calcio en el suelo de forma lenta y suave.

Incluya cáscaras de huevo, huesos de animales y otras fuentes de calcio en su pila de abono activo. Esto garantiza que el abono terminado será rico en calcio una vez que esté listo para usar.

Cáscaras de huevo molidas esparcidas sobre el suelo.alrededor de la base de las plantas también funciona, pero las cáscaras tardan bastante tiempo en descomponerse en una forma de calcio que esté disponible para las plantas.

Molde de hojaes otra enmienda suave que contiene una buena cantidad de calcio, así como un poco de prácticamente todos los demás nutrientes esenciales que las plantas necesitan para crecer.

Si ha hecho todo bien, pero las plantas aún presentan síntomas, la causa probablemente sea ambiental.

La mayoría de las veces, las deficiencias de calcio surgen, no por bajos niveles de calcio en el suelo, sino por algo más que interfiere con la capacidad de la planta para absorberlo:

Suelo ácidoEs una de las razones más comunes por las que el calcio se vuelve menos disponible para las plantas. Puede comprobar el pH de su suelo con un kit de prueba económicocomo esto.

Riego excesivo junto con drenaje deficienteLimita el movimiento de oxígeno y nutrientes, incluido el calcio. Mejore el drenaje modificando los lechos con abono y arena bien descompuestos.

Sequía prolongadadetendrá rápidamente el calcio en seco, ya que el agua es necesaria para transmitirlo a través de los tejidos vegetales. Asegúrese de que sus plantas reciban al menos una pulgada de agua cada semana, especialmente durante esos períodos de sequía.

Olas de calor y olas de frío prolongadaspondrá a las plantas en modo de supervivencia, donde el crecimiento se ralentiza y se detiene la absorción de nutrientes. Proteja sus plantas con telas de sombra y cubiertas para hileras para aliviar el estrés relacionado con la temperatura.

Desequilibrios de nutrientes También puede impedir la absorción adecuada de calcio. El nitrógeno, el potasio, el magnesio y el hierro compiten con el calcio por la absorción de las raíces. Cantidades elevadas de uno o más de estos competidores pueden provocar que las plantas tengan deficiencia de calcio. Lavar el suelo con agua ayudará a eliminar el exceso de nutrientes que podrían estar obstaculizando la absorción de calcio.

Photo

Cómo hacer moho de hojas: convierta las hojas caídas en oro de jardinero

- -

DE CS BG DA EL ET FI FR HR HU ID IT JA KO LT LV MS NL NO PL PT ES RO UK SK SL SR SV TH TR VI